capacitación virtualEducación virtualElearningEntrenamiento virtualFormación corporativaFormación virtual

La Universidad Corporativa es el objetivo, no el camino

Por julio 19, 2019 julio 24th, 2019 Sin Comentarios

Cuando hablamos de un modelo estructurado para gestionar estratégicamente el conocimiento corporativo y el desarrollo de nuestro talento humano, sin ninguna duda una Universidad Corporativa es la meta, el referente para que las organizaciones puedan lograr competitividad y eficiencia en mercados cada vez mas complejos y tecnificados.

Pero hay varios frentes que la Organización debe cubrir y varias brechas que debe cerrar para que un proyecto de esta magnitud pueda ser implementado de forma exitosa.

La primera brecha, según mi criterio, es el desarrollo de la cultura de autoformación virtual corporativa como ADN de la Organización.

Es importante que la Universidad Corporativa esté construida bajo el modelo B-Learning – Blended Learning – (Aprendizaje combinado) pues este concepto reconoce las fortalezas y debilidades tanto de la formación virtual como de la formación presencial, para generar la mejor mezcla de estos mundos: el poder de la transformación desde los ejercicios presenciales cara a cara con un facilitador y la estandarización, disponibilidad, eficiencia y control de los procesos virtuales.

Solo entonces entendemos que la virtualidad no es opcional y el aprendizaje autónomo usando herramientas tecnológicas, necesita del desarrollo de esta competencia junto a la construcción de cultura organizacional. Este es un primer paso fundamental sin el cual, cualquier proyecto E-Learning muere de inanición.

La mejor plataforma y los mejores cursos no sirven para nada si la gente no los usa.

Es responsabilidad de la Organización construir el camino para que las herramientas sean aprovechadas al máximo, movilizando a los colaboradores a realizar los cursos con responsabilidad y entusiasmo. ¿Cómo? Esa es historia de otro artículo, lo importante es comprender la responsabiliad corporativa de movilizar a los colaboradores al mundo de la autoformación.

La segunda variable también tiene que ver con cultura, pero esta vez desde el liderazgo corporativo. Un proyecto de Universidad Corporativa en muchos casos significa pensar diferente, fuera de la caja, en lo que al modelo de formación y desarrollo corporativo se refiere.

Este tipo de proyectos no son pasajeros y, como explicamos, sólo son exitosos si apuntan a integrarse al ADN de la organización, por lo que requieren del compromiso y disposición de la alta gerencia y su equipo de implementación.

Un aula virtual, una escuela corporativa o una universidad corporativa, cada una, un nivel más evolucionado del uso del E-Learning dentro de la organización, debe tener el visto bueno y el compromiso de continuidad de la dirección de la Organización y sus diferentes áreas, no sólo de Gestión Humana, porque es un proyecto transversal y no debe depender de la coyuntura del momento, más bien de la consciencia de montarse a la nave de la Formación Virtual Corporativa como instrumento imprescindible para llevar la empresa a otro nivel y alcanzar competitividad y eficiencia operacional.

David Lasman

CEO – SISTEL