Elearning

Las 3 P’s de los contenidos de formación virtual

Por mayo 13, 2019 julio 17th, 2019 Sin Comentarios

El reto del E-Learing Corporativo está en el desarrollo de cultura de autoformación entre los colaboradores de la organización y es por esto que los cursos juegan un papel clave dentro de de la estrategia, pues deben estar orientados a transmitir conocimiento de la manera mas eficiente posible.

Según nuestro modelo, el desarrollo de un contenido de formación virtual debe considerar al menos estas 3 variables:

Precio

Usualmente es la barrera de entrada para un contenido de formación virtual y corresponde al costo de desarrollar e implementar un curso, que para nuestro contexto se orienta al entorno corporativo, y que usualmente está considerado dentro de un presupuesto previamente aprobado dentro del plan de formación anual.

Profundidad

Se refiere a la cantidad de contenido que queremos que el usuario comprenda, analice, evalúe y aplique, según sea el objetivo y la orientación del curso. Es definida por el experto temático que con su experticia entrega el material sobre el cual se va a desarrollar el curso, y que a mayor complejidad, mayor tiempo de estudio implica.

Placer

Hace referencia a la experiencia del usuario y pretende que el proceso de formación virtual signifique un buen momento para el usuario, durante el cual la adopción de los contenidos se realice de manera didáctica y por que no divertida utilizando el recurso de la Interactividad.

En nuestro modelo el curso perfecto se puede posicionar en el centro de un triangulo en el que las 3 aristas corresponden a las 3 variables anteriormente descritas, o sea un balance entre el valor del proyecto, su profundidad temática y la calidad del proceso de aprendizaje.

3 P Formacionvirtual, Sistel Colombia

En la medida en que el proceso tenga alguna barrera que lo aleje del centro del triángulo, pueden significar un proyecto no exitoso, desencadenando alguno de los siguientes 3 escenarios:

Si de damos mas peso a las variables precio y profundidad pero nos alejamos del placer significa que tendremos un curso a un buen costo y con un contenido ajustado a las expectativas el experto temático pero que podría terminar siendo “un ladrillo”, o sea una mala experiencia para el usuario, que probablemente abandone, o pierda disposición para asimilar el conocimiento que le estamos entregando.

Por otro lado si el curso se acerca las aristas de placer y precio, posiblemente estemos generando un contenido del tipo juego o una actividad gamificada (basada en juego) sin mucha complejidad funcional (por aquello del buen precio), con la que el usuario se conectará y pasará un buen rato pero que no le aportará mucho al preceso de aprendizaje definido por la Organización.

Y finalmente si el curso esta mas orientado a que tenga mucha profundidad y le brinde al usuario mucho placer, lo cual es un excelente escenario, puede terminar acaparando el presupuesto, pues no solo requerirá una mayor inversión para su desarrollo sino que tome mas tiempo para su implementación. La formación virtual corporativa debe ser continua y hacer uno o 2 cursos al año no aportan ni a la gestión de conocimiento ni al desarrollo de cultura de autoformación.

En conclusión el desarrollo de contenidos de formación virtual debe estar alineado con las expectativas económicas, temáticas y de experiencia para los usuarios. El uso del diseño instruccional, en nuestro caso el Modelo ADDIE, permite considerar estas variables para obtener resultados exitosos en la producción de cursos virtuales.

David Lasman

CEO – SISTEL